Un grave problema sanitario mundial 

¿Cómo mejorar la adherencia al tratamiento?

Estrategias para la práctica clínica

“Se han observado más de 100 factores asociados con el incumplimiento”

Se intentó identificar las estrategias prácticas para abordar el problema del cumplimiento de los tratamientos farmacológicos. Se tuvieron en cuenta tres supuestos.

  1. El primero fue que una estrategia personalizada y de múltiples facetas es más eficaz. Esto es de gran importancia, ya que se han observado más de 100 factores asociados con el incumplimiento. Las intervenciones eficaces se dirigen a ciertas “barreras”: las relacionadas con la “alfabetización” sobre la salud, las de los cambios conductuales necesarios y las barreras administrativas relacionadas con el acceso y la fragmentación del sistema de salud.

    La alfabetización sobre la salud se refiere a las habilidades para leer, entender y utilizar la información para tomar decisiones sobre cierto tratamiento. Los pacientes interpretan los medios visuales, los prospectos farmacéuticos y las instrucciones verbales de manera distinta, lo que depende de sus habilidades para interpretar y resumir la información. Las estrategias prácticas enfocadas a estas habilidades comienzan por evaluar la capacidad del paciente para leer y entender las razones y la manera de realizar el tratamiento.

    Las intervenciones para pacientes con baja alfabetización en salud incluyen materiales educativos con imágenes, fáciles de entender, explicaciones en términos legos, presentaciones audiovisuales, la generación de ambientes para que los pacientes y practicantes viertan sus preguntas y dudas y el entrenamiento sobre formas de comunicación a todos los responsables involucrados en el sistema de salud. La inclusión de un cónyuge o miembro de la familia aumenta la eficacia. Pedir demostraciones y repeticiones de la información al paciente o acompañante asegura que ésta fue escuchada y entendida. Por regla general, se deben priorizar y limitar los puntos claves en cada interacción a tres o menos. Las personas tienen mejor comprensión y toman mejores decisiones cuando se les presenta primero la información importante, ésta es fácil de evaluar y requiere un esfuerzo cognitivo menor.

    Los pacientes necesitan habilidades conductuales que les permitan adoptar e integrar la toma de medicamentos a su vida cotidiana. Entre las estrategias para mejorar el cumplimiento se encuentran la autoevaluación (el uso de diarios, registros, envases con calendarios, recordatorios electrónicos, alertas, etc.), el refuerzo positivo (incentivos, recompensas, etc.) y formar asociaciones para compartir la responsabilidad (contratos entre médico y paciente, grupos de apoyo en internet, etcétera).

  2. El segundo supuesto fue que el cumplimiento del tratamiento farmacológico es una responsabilidad y un objetivo compartido por todos los miembros del grupo de salud (paciente, familia, médicos, miembros de las distintas instituciones, etc.). Este objetivo es acordado según las prioridades y las finalidades de la selección de los medicamentos y de acuerdo con la administración y las conductas de la toma de los medicamentos. Se precisa de comunicación y flujo de la información entre los pacientes, los médicos y las instituciones para mejorar el cumplimiento. Las oportunidades para salvar las distancias en la comunicación tienen lugar en cada instancia del proceso.
  3. El tercer supuesto es que se puede tener éxito con la participación a nivel local, más allá de los cambios por realizarse a niveles mayores y nacionales. Tanto pacientes como médicos pueden beneficiarse del análisis del rendimiento respecto de los objetivos planteados. Debe tenerse en cuenta que el momento de la evaluación puede acarrear puntos máximos y mínimos predecibles.

    El cumplimiento es mayor 5 días antes y 5 días después de una visita al médico y, en general, disminuye a los 30 días. Por lo tanto, mejorar el cumplimiento en el tratamiento de enfermedades crónicas depende de los momentos escogidos para la evaluación, de la comunicación abierta y continua y de la sensibilidad para predecir estos patrones de máximos y mínimos. Idealmente, los programas de intervenciones pueden predecir quién presentará problemas de cumplimiento y cuándo. Se han desarrollado algoritmos con este propósito. El farmacéutico también desempeña un papel importante al asegurar que la terapia farmacológica es apropiada y que hay comunicación sobre los cambios en ella entre los protagonistas principales (paciente, médico, etcétera).