15 DE SEPTIEMBRE DÍA MUNDIAL CONTRA EL LINFOMA

Los linfomas son un tipo de cáncer que se origina en el tejido linfático. Este tipo de cáncer afecta a las células inmunes llamadas linfocitos, que son un tipo de glóbulo blanco. Durante el desarrollo de esta enfermedad se produce una merma en el funcionamiento del sistema inmune (las células encargadas de la defensa del organismo).

¿CÓMO SE PRODUCE UN LINFOMA?

Cuando se produce un linfoma, algunas de las células en el sistema linfático crecen de manera anormal y fuera de control. Por regla general los linfomas se presentan como ganglios infáticos aumentados de tamaño que, cuando aparecen en zonas accesibles como el cuello, las axilas o las ingles, se pueden palpar evidenciando su tamaño aumentado. Estos bultos (adenopatías) no siempre son dolorosos. Cuando aparecen en zonas menos accesibles (abdomen, mediastino, etcétera) pueden pasar desapercibidos, por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros síntomas que obligan a realizar estudios más exhaustivos. Debido a que el tejido linfático se extiende por todo el cuerpo, las células del linfoma pueden propagarse a otros órganos.

SÍNTOMAS DEL LINFOMA

Los síntomas del Linfoma pueden variar dependiendo del tipo de Linfoma, de la zona del cuerpo que esté siendo más afectada y de la velocidad de crecimiento que tenga, siendo estos los más comunes:

Sudores nocturnos abundantes, fiebre y escalofríos intermitentes, picazón, inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas, ingles u otras áreas, pérdida de peso, tos o dificultad para respirar(cuando afecta el timo o los ganglios linfáticos en el pecho), hinchazón o dolor abdominal (manifestándose como inapetencia, estreñimiento, náuseas y vómitos), fatiga y anemia.

TIPOS DE LINFOMA

Según la Lymphoma Coalition, existen más de 60 tipos de linfoma, dependiendo del tipo de células inmunes afectadas, clasificándose en grandes grupos: Linfoma Hodgkin (LH), Linfoma No Hodgkin (LNH), de células B y de células T. Saber qué tipo de linfoma se tiene es importante porque afecta a sus opciones de tratamiento y su pronóstico.

Cada tipo de linfoma requiere diferentes enfoques de diagnóstico, evaluación y tratamiento. La evolución y posibilidades de curación dependen cada vez más de la precisión de ese diagnóstico y del acceso a un tratamiento adaptado tanto al tipo de linfoma como al grupo de riesgo (personalizado). Gracias a los avances en investigación, el tratamiento de los Linfomas No Hodgkin ha mejorado, aumentado la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes tanto en fase inicial como en fase de mantenimiento.

Sin embargo, muchos pacientes no entienden claramente el tipo de linfoma que les afecta, o no tienen conocimiento de la existencia de varios tipos de linfoma, especialmente aquellos que solo saben que tienen un Linfoma No Hodgkin. Sin esta comprensión, los pacientes podrían no ser conscientes de las opciones de tratamiento apropiadas para su tipo específico de linfoma.

El linfoma es un cáncer que no debe ser ignorado y sobre el que debe aumentar el conocimiento a nivel general, tanto de sus síntomas como de las características particulares que tiene cada uno de ellos.

Según el Informe “2014 Global Patient Survey” publicado por Lymphoma Coalition, 7 de cada 10 personasno conocían nada de esta enfermedad hasta que fueron diagnosticados, más de la mitad de los afectados esperaron al menos 6 meses para acudir al médico tras experimentar los primeros síntomas (un 18% esperaron entre 6 y 12 meses y un 24% tardaron más de 1 año en visitar al médico), y el 62% de los pacientes con linfoma son diagnosticados erróneamente (inicialmente).

Aunque no existe un registro a nivel estatal, extrapolando los datos de diversos países y regiones de Europa, se calcula que en España se diagnostican más de 7.000 nuevos casos de linfoma cada año, sumando las cifras estimativas para Linfoma de Hodgkin y Linfoma No Hodgkin.

CLASIFICACIÓN DE LOS LINFOMAS:

– Linfoma de Hodgkin

– Linfoma NO Hodgkin

Neoplasias de células B maduras:

– Neoplasias de células T y NK maduras

Enfermedades linfoproliferativas posttrasplante (PTLD)

Tomado de: http://www.aeal.es/dmlinfoma2018/