Papel del familiar paciente de EPOC

El papel del familiar del paciente de EPOC es esencial para detectar el empeoramiento de los síntomas. Boehringer Ingelheim da continuidad a la campaña “No Llegar, No es Normal” desde la perspectiva del cuidador, recordando la importancia de estar alerta si el paciente no puede realizar tareas cotidianas que antes realizaba sin dificultad.

Los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica muchas veces no pueden realizar sus actividades cotidianas con normalidad, pero lo achacan a los efectos de la edad y se resignan a ello.

Sin embargo, si la EPOC está correctamente controlada, el empeoramiento de los síntomas no debería ser habitual. Por ello,  la compañía farmacéutica presenta la nueva edición de la campaña “No Llegar, No es normal”, tras la del año pasado con la participación del actor Imanol Arias.

En España, hasta el 53% de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica presenta síntomas respiratorios durante todo el día pese a estar en tratamiento, según datos de un estudio publicado en la revista “Archivos de Bronconeumología”.

La campaña de este año se dirige a las personas que conviven con el paciente o forman parte de su entorno familiar más cercano, y busca su implicación en el control de la enfermedad. Un familiar que se preocupe por él de manera activa es un gran apoyo y, a la vez, una pieza fundamental para que el paciente busque soluciones y evite verse abocado a una espiral de empeoramiento.

Por otra parte, “No Llegar, No es Normal” también va dirigida a los facultativos, con el fin de resaltar la importancia de preguntarle al paciente que les comunique situaciones concretas que han dejado de hacer, aún estando en tratamiento.

La doctora Cruz González, de la Consulta Monográfica de EPOC del Servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, explica: “Los principales signos de alerta que nos indican que debemos visitar al médico son, sobre todo, la presencia del aumento de la intensidad de síntomas como la disnea o la tos y el incremento de expectoración diaria”.

“De todos ellos -prosigue la doctora-, la disnea es la más limitante para el paciente y, por sí sola, debe ser motivo de consulta. Con frecuencia los pacientes adaptan su vida y su actividad diaria para minimizar esta disnea y dejan de hacer actividades que antes realizaban con éxito. Es muy importante que el paciente no se conforme, ya que esta situación no es normal“.

Tomado de: https://www.efesalud.com/epoc-cifras-incidencia