Doña Cruz cumplió 100 años con sus compañeros de asilo

Cuando miramos los reportajes que realizan los medios de comunicación sobre adultos mayores que cumplen 100 años de vida, se nos regocija el corazón porque  muchas veces proyectamos a nuestra familia o a nuestros padres;  porque los tenemos o porque quisiéramos ser esa familia feliz que puede darse el lujo de festejar los 100 años vitales de nuestros progenitores. Pero ¿qué sucede cuando una persona logra cumplir 100 años de vida en un asilo de ancianos, acompañado de extraños que la soledad y la vejez juntaron? No hay hijos, no hay nietos, no hay la fiesta esplendorosa y tal vez ni la música efusiva. Pero hay gente que está dispuesta a no dejar pasar la fecha especial de una persona que no conocemos, que nunca vimos, de la que tal vez no sabemos ni su nombre  pero a la que decidimos decir ¡Feliz cumpleaños 100¡ y celebrarla porque logró llegar a esa edad pese a su soledad, a su tristeza y muchas veces al abandono.

Entre la gestión que realiza la Fundación Pacientes Ecuador y Huella Esperanza de la Udla, el sábado 28 de abril, celebramos, de manera sencilla pero cariñosa,  el cumpleaños 100 de doña Luisa Mármol, nacida el 2 de mayo de 1918, y así lo dice su cédula. Ella habita en el Asilo de Ancianos Luzmila Romero de Espinosa, ubicado en la población de Tabacundo.

Fueron momentos conmovedores y llenos de solidaridad. Agradecemos a los medios de comunicación Ecuavisa y TVC Televisión, quienes realizaron la cobertura de este suceso.

Nuestro especial agradecimiento al ingeniero Fabián Espinoza, de Almacenes Espinoza, quien donó el regalo para la cumpleañera!!!

Gracias a nuestros jóvenes voluntarios!

Le invitamos que se sume para ayudar a los 31 adultos mayores que viven en el lugar y necesitan todo, especialmente ropa abrigada que les pueda servir…y ACOMPAÑAMIENTO….

Todo es bienvenido y sumamente agradecido!