DÍA MUNDIAL DE LA ARTRITIS REUMATOIDE

La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que puede afectar no solo tus articulaciones. En algunas personas, el trastorno también puede dañar una gran variedad de sistemas el cuerpo, como la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos. La artritis reumatoide es un trastorno autoinmunitario que se produce cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos del cuerpo. A diferencia del desgate que provoca la artrosis, la artritis reumatoide afecta el revestimiento de las articulaciones, lo que produce una hinchazón dolorosa que, finalmente, puede causar erosión ósea y deformidad de la articulación. La inflamación asociada a la artritis reumatoide es lo que puede dañar también otras partes del cuerpo. Si bien los tipos nuevos de medicamentos han mejorado considerablemente las opciones terapéuticas, la artritis reumatoide grave puede seguir causando discapacidades físicas.

SÍNTOMAS

Los signos y síntomas de la artritis reumatoide pueden incluir los siguientes: -Articulaciones doloridas, calientes e hinchadas -Rigidez de las articulaciones que generalmente empeora a la mañana y después de un tiempo de inactividad -Fatiga, fiebre y pérdida de peso -La artritis reumatoide temprana suele afectar las articulaciones más pequeñas primero, particularmente las articulaciones que unen los dedos con las manos y los pies. A medida que la enfermedad avanza, los síntomas suelen propagarse a las muñecas, las rodillas, los tobillos, los codos, las caderas y los hombros. En la mayoría de los casos, los síntomas aparecen en las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo. Alrededor del 40 por ciento de las personas que tienen artritis reumatoide también experimentan signos y síntomas que no están relacionados con las articulaciones. La artritis reumatoide puede afectar muchas estructuras diferentes de las articulaciones, por ejemplo, las siguientes: Piel Ojos Pulmones Corazón Riñones Glándulas salivales Tejido nervioso Médula ósea Vasos sanguíneos Los signos y síntomas de la artritis reumatoide pueden variar en gravedad y también pueden aparecer y desaparecer. Los períodos de mayor actividad de la enfermedad, llamados brotes o exacerbaciones, se alternan con períodos de una remisión relativa, en los que la hinchazón y el dolor se atenúan o desaparecen. Con el tiempo, la artritis reumatoide puede hacer que las articulaciones se deformen y se salgan de lugar.

CUÁNDO CONSULTAR AL MÉDICO

Pide una consulta con el médico si tienes molestias e hinchazón persistentes en las articulaciones.

CAUSAS

Ilustración que compara la artritis reumatoidea y la osteoartritis Artritis reumatoidea en comparación con osteoartritis La artritis reumatoide se produce cuando tu sistema inmunitario ataca el sinovio, el revestimiento de las membranas que envuelven las articulaciones. La inflamación que esto produce engrosa el sinovio, lo cual, con el tiempo, puede destruir el cartílago y el hueso que están dentro de la articulación. Los tendones y ligamentos que mantienen unida la articulación se debilitan y se estiran. Gradualmente, la articulación pierde su forma y su alineación. Los médicos no saben qué dispara este proceso, pero parecería ser probable que haya un componente genético. Si bien los genes no provocan realmente artritis reumatoide, pueden hacer que la persona sea más vulnerable a los factores ambientales —tales como la infección por determinados virus y bacterias—, que pueden disparar la enfermedad.

Tomado de: https://bit.ly/2QN0NE5